Seleccionar página

¿Estás durmiendo y de repente, un dolor agudo y punzante se dispara desde la muñeca hasta el brazo? ¿se te duermen las manos? puede que usted esté ante un síndrome del tunel carpiano.

El Síndrome del Túnel Carpiano es una lesión compresiva del nervio mediano a nivel de la muñeca. El nervio discurre por el canal carpiano, formado por los 8 huesos del carpo y es acompañado por tendones flexores recubiertos por la vaina sinovial. Algunas veces, el engrosamiento de los tendones irritados u otras estructuras hinchadas estrechan el túnel y causan compresión de los nervios. Presenta manifestaciones sensitivas, motoras y tróficas y por consiguiente afectará desde el punto de vista físico, psíquico, social y laboral. Muchos pacientes refieren dolor nocturno y parestesias (se le «duermen» las manos, principalmente los tres primeros dedos y la palma de la mano) y es frecuente en aquellas situaciones en las que el paciente realiza movimientos repetitivos y/o forzadosde las muñecas o cuando se llevan a cabo posiciones inadecuadas de las muñecas. También puede ser secundario a otras condiciones como tras el embarazo, enfermedades reumatológicas,endocrinas o metabólicas.

El diagnóstico se confirma con un electromiograma, pero no se debe olvidar la exploración completa del miembro superior y la cabeza, evaluando el recorrido del nevio para ver si el problema viene de zonas más proximales o superiores de la muñeca, ya que de ser así, ni el tratamiento conservador ni la cirugía resolvería tal situación, existen otros abordajes para tratar estas situaciones.

Existen técnicas no invasivas en rehabilitación que pueden mejorar estas condiciones como por ejemplo ultrasonidos, masaje de musculatura contracturada o que tiene mayor tono muscular del habitual, estiramientos y ejercicios de deslizamiento tendinoso y sobretodo el uso de férulas de reposo nocturno, que evitan la compresión de dicho nervio que los terapeutas ocupacionales hacemos a medida, disminuyendo los síntomas y mejorando la calidad de vida del paciente. ¡Merece la pena intentarlo! ya que por mi experiencia muchos pacientes resuelven sus síntomas, quedan tremendamente contentos y no requieren pasar por una cirugía con las complicaciones que esto supone.