Seleccionar página

La rizartrosis es una patología degenerativa, frecuente, que afecta a las articulación del pulgar. El cartílago que recubre las superficias articulares de los huesos, se va desgastando hasta provocar el contacto directo entre las superficies articulares, produciendo en muchas ocasiones, rigidez, dolor, deformidad ósea y sobretodo limitación funcional, o lo que es lo mismo, incapacidad para asumir las tareas diarias. Los pacientes acuden a la consulta refiriendo dolor en la base del pulgar, impotencia funcional y falta de fuerza, que aumentan con los esfuerzos de pinza manual, como por ejemplo usar una aguja, abrir botes o girar llaves. Se necesita una exploración y un estudio radiológico para poder llevar a cabo el adecuado diagnóstico.

El tratamiento de la rizartrosis dependerá del grado de afectación que existe, en fases más iniciales es efectivo un tratamiento conservador a través de baños en parafina, masaje de músculos afectados, ortesis de reposo tanto para por la noche como para realizar actividades manuales, corrección de gestos manuales, ejercicios concretos y estiramientos, esto puede calmar el dolor, prevenir la rigidez y/o deformidades, así como permitir la movilidad necesaria para asumir las funciones propias de la mano en las tareas diarias evitando así la cirugía en las fases más iniciales y con un adecuado diagnóstico médico que confime esta afectación.